gt.abravanelhall.net
Nuevas recetas

Daniel Boulud lleva la gastronomía en el centro de Miami a un nuevo nivel

Daniel Boulud lleva la gastronomía en el centro de Miami a un nuevo nivel


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


DB Bistro Moderne está en el JW Marriott Marquis Miami en el desarrollo metropolitano de Miami del centro. El vecindario brinda al restaurante un entorno urbano y ajetreado donde los huéspedes aún pueden disfrutar de una excelente cocina en un ambiente relajado y distintivo.

DB Bistro Moderne está ubicado justo al lado del impresionante lobby con sus pisos de mármol, veladores y una decoración elegante. En el interior, hay un comedor con detalles contemporáneos y techos de 18 pies, un elegante bar y salón, e incluso una terraza a nivel de la calle con vista al río Miami.

El moderno salón frente a la mesa de la anfitriona creó inmediatamente un ambiente urbano. Al entrar en el comedor principal, el interior de Yabu Pushelberg era evidente: cómodo, moderno y elegante con suaves tonos tierra. Después de sentarnos, fuimos recibidos por el impresionante e impecablemente ataviado Sommelier John Mayfield, quien nos guió a un buen Albariño para comenzar.

Habiendo cenado en un restaurante de Daniel Boulud en el pasado, sabíamos que estaríamos en una gran aventura. Estábamos ansiosos por ver qué giros (si los hay) habría en el menú de Miami. Había quesos como el Brie de Meaux de Francia, un bonito Roaring Forties Blue de Australia y un Humboldt Fog de los Estados Unidos.

Después de terminar, sentimos que podríamos haber cerrado los ojos y elegir cualquier cosa del menú y habría sido una obra de arte clásica de Boulud. Salmón ahumado con alcaparras sobre tostada de centeno, el clásico boeuf bourguignon preparado con un dúo de vinagreta de apio y trufa negra y, por supuesto, crujiente confit de pato, un plato delicioso con espinacas salteadas, pommes lioneses y salsa forestière - no podíamos equivocarnos. .

Por supuesto, ninguna noche en un local de Daniel Boulud estaría completa sin postre. El chef pastelero Jerome Maure y el gerente general German Alvarado enviaron una muestra de creaciones decadentes. El coupé l'imperatrice tenía un agradable toque local: su pudín de coco y tapioca y su helado de mango-pandan con champán se servían con gelée de lima.

DB Bistro Moderne de Daniel Boulud es un placer para los veteranos de Boulud y los novatos por igual. Los veteranos apreciarán la cocina francesa clásica que los hace volver a los lugares de Boulud en todo el mundo y los principiantes se desmayarán con una experiencia gastronómica que recordarán toda la vida. El servicio impecable y la cocina francesa clásica con un toque de Miami es de lo que se trata db Bistro Moderne. Debe ser un restaurante de destino en cualquier visita a la ciudad.


Daniel Humm y Will Guidara abrirán un restaurante "informal" en el centro comercial World Trade Center de Westfield

Si tienes los gustos de Eleven Madison Park con un presupuesto de Applebee & aposs, tenemos buenas noticias para ti.

Los renombrados chefs neoyorquinos Daniel Humm y Will Guidara llevarán sus talentos de tres estrellas Michelin al Westfield World Trade Center con un & quot nuevo restaurante informal & quot.

Con esta apertura, la última incorporación a la cartera del grupo hotelero Make It Nice, el dúo se unirá a las filas de Mario Batali & # x2019s Eataly, Daniel Boulud & # x2019s Epicerie Boulud y Marc Forgione & # x2019s Lobster Press para ofrecer a los compradores y viajeros de Oculus otro asequible (y presumiblemente deliciosa) opción para cenar.

"No podríamos estar más emocionados de asociarnos con Westfield en este lugar histórico y extraordinario", dijo el chef Daniel Humm en un comunicado. & quot; Llevar nuestra comida y hospitalidad a Oculus en el World Trade Center & # x2014 es una adición increíblemente importante e icónica a nuestra ciudad & # x2014 es extremadamente humillante, ¡estamos muy emocionados de ser parte de ella! & quot;

El proyecto de 7,000 pies cuadrados está programado para abrir en 2018.

& quot En Westfield, la oportunidad de contribuir a la revitalización, renovación y restauración del Bajo Manhattan sigue siendo una pasión y un motivo de orgullo para todos nosotros. Nos impulsa el compromiso de llevar a la gente de esta comunidad un lugar propio y # x2014 un lugar que combine moda, cultura, arte, entretenimiento y comida absolutamente fantástica, ”dijo William Hecht, director de operaciones de Westfield & aposs. "Esa es la razón por la que nuestra asociación con el chef Daniel Humm y Will Guidara es tan emocionante. Son dos de los restauradores más enérgicos, creativos y con visión de futuro del mundo. Con el equipo de Make It Nice uniéndose a Eataly, Hawksmoor, Epicerie Boulud y Lobster Press & # x2014, Westfield World Trade Center será un destino gastronómico como ningún otro en la ciudad de Nueva York. & Quot

Si bien los clientes no deberían esperar el mismo menú decadente que en el tercer mejor restaurante del mundo y su establecimiento hermano, The NoMad, pasar un día en este nuevo y masivo centro comercial del centro está a punto de volverse aún más delicioso.


Las cosas favoritas de Daniel Boulud para hacer en Palm Beach

El chef francés trotamundos, que recientemente dio a conocer una renovación completa de Caf & eacute Boulud en el Brazilian Court Hotel, habla de cócteles, compras, arte y más.

Daniel Boulud es un hombre ocupado.

El chef nacido en Lyon, Francia, ahora supervisa 16 restaurantes en todo el mundo junto con su empresa de catering Feast & amp F & ecirctes. Abrió Caf & eacute Boulud en el Brazilian Court Hotel en Palm Beach en 2003 y el año pasado decidió que era necesario actualizarlo.

Presentado el mes pasado, el rediseño incluye una barra de 15 asientos que es tres veces el tamaño de su predecesor. Un diseño contemporáneo que presenta conchas marinas y madera Pecky Chipre en el techo no muestra rastros de la decoración tradicional de Palm Beach de su pasado.

Hay una nueva lista de cócteles con cervezas artesanales de barril y un menú que es más accesible pero que aún muestra la clásica cocina francesa del chef. Algunos platos exclusivos incluyen mahi ennegrecido local con calabaza gratinada y suero de leche, pez espada con succotash de maíz dulce y Dover Sole Meuni & egravere, fileteado en la mesa. Entonces, aunque el viejo estilo de la buena mesa de varios platos todavía es posible, es igual de fácil pedir un cubano con cerdo curado en casa o una hamburguesa en el bar.

El chef estaba en la ciudad para supervisar la revelación y asistir al Festival de comida y vino de Palm Beach en diciembre y se tomó el tiempo para hablar con T & ampC sobre su último proyecto, su hijo pequeño Julien, y cómo cambian las cosas cuando está en una de las cocinas de su restaurante.

T & ampC: ¿Con qué frecuencia vienes aquí tú mismo?

Boulud: No estuve aquí durante el verano, pero ahora que ha comenzado la temporada, vengo un par de veces durante la temporada alta y luego después. Pero tienen que hacer que funcione sin mí.

T & ampC: Escuché que su hijo Julien está aquí con ustedes esta vez.

Boulud: Si lo es. Tiene 19 meses, así que está huyendo. Podría estar corriendo pronto.

T & ampC: ¿Qué te gusta hacer con él mientras estás aquí?

Boulud: Creo que lo llevaremos a la piscina infantil de los Breakers. Creo que el agua mide como seis pulgadas. Debería estar bien. [Ed. nota: Baby Boulud eclipsó incluso a su famoso padre en la inauguración de DBGB en Washington, DC en 2014]

T & ampC: Me preguntaba cómo siente que entretener a una multitud en Palm Beach es único. ¿Qué pasa con este lugar y esta multitud es especial?

Boulud: Bueno, creo que la multitud en Palm Beach es de todo Estados Unidos, el noreste y el este [litoral]. Tenemos clientes de Toronto, de Montreal, Quebec, Chicago, Cleveland, Boston. Acabo de hablar con gente de Rhode Island, Nueva York, Filadelfia, DC y Atlanta, y ayer estaba hablando con gente, me decían que son de Alabama y que están a solo una hora y ... a la mitad en avión. Así que es increíble y mdash, el radio va mucho más arriba y al oeste de Florida, por lo que quizás sea diferente a los Hamptons, que serán en su mayoría neoyorquinos y algunos europeos, tal vez, y sudamericanos. Pero aquí es una mezcla de todo. Y ciertamente aquí, Palm Beach más que Miami y la multitud de Palm Beach más que Miami, hay más estadounidenses, diría yo, que extranjeros. Versus Miami y ndash Miami Creo que hay muchos extranjeros. Hay como muchos europeos, sudamericanos, estadounidenses, no tanto asiáticos, un poco rusos.

T & ampC: Entonces, ¿eso influye en el menú?

Boulud: No. No, no importa. Creo que también tenemos una clientela muy estadounidense y, sin embargo, el chef es del sur, trabajó en Blackberry Farm durante mucho tiempo, trabajó conmigo en Las Vegas durante mucho tiempo. Así que en Caf & eacute Boulud siempre hay platos tradicionales franceses y hay platos en los que, como el escargot y el soupe & agrave l'oignon, es más clásico de bistró y luego están los platos de temporada, que aparecen por la estacionalidad del mercado. Hay platos que también se basan también en el mercado pero también en la preparación que podemos tomar con una influencia más sudamericana o, a veces, más asiática. Ahora la presentación de nuestro menú es un poco diferente. Hay platos a los que les gusta la paleta de cerdo que tiene un poco más de estilo sudamericano y caribeño.

T & ampC: ¿Cómo afecta el clima de Florida a lo que sirve aquí?

Boulud: Curiosamente, no usamos maíz en Nueva York en este momento porque no es la temporada. Lo tuvimos hermoso hasta septiembre. Tampoco usamos tomate en Nueva York en este momento. Pero aquí los agricultores locales son algo de lo que podemos beneficiarnos y cada vez hay más agricultores locales que están haciendo un trabajo increíble. Trabajamos con ellos para carne de res, cerdo, verduras, ensaladas, ancas de rana, pollo. Entonces, creo que es interesante que la agricultura [en Florida] no sea solo campos de naranjos, hay más en la actualidad. Me acabo de enterar de que en el norte de Panhandle hay un tipo que está criando cerdos que son realmente excelentes, así que vamos a tratar de ponernos en contacto con él. ¡Es agradable y ndashFlorida finalmente es un estado de comida!

T & ampC: Lo sé, creo que eso es algo que la gente aún no sabe, en el norte.

Boulud: Bueno, sabemos que producen naranja.

T & ampC: Pero eso es todo, ¿verdad? ¿Tiene algo favorito en el menú?

Boulud: Bueno, quiero decir, para mí, me encanta la pesca y la pesca local. Así que el pez espada ahora mismo. Tenemos el mahi, el mahi local, con la calabaza gratinada. Eso me gusta mucho. Siempre tengo pompano cuando vengo aquí. No hago tanto Pompano en Nueva York. ¡He comido ensalada de tomate tres veces, porque siento que están bien! ¡Los amo! La carne también es maravillosa.

T & ampC: ¿Cómo dirías que te entretienes en Palm Beach? ¿Hay algo diferente en esto?

Boulud: Cuando hacemos una fiesta en Palm Beach, siempre pensamos en algo ligero y veraniego, tal vez no como en Nueva York, donde [ahora] estamos cocinando más con tubérculos, más cocina invernal. Ahora estamos comenzando a cocinar más en invierno. Creo que aquí todavía es una zona un poco diferente. Así que siempre tiene cierta frescura. En el almuerzo hacemos sándwiches y ensaladas y cosas más ligeras y refrescantes como plato principal. Muchas de las pastas son excelentes. Entonces, ya sabes, es un menú que también seguirá cambiando durante la temporada porque lo que es diferente, bueno, no es diferente que en la ciudad de Nueva York, diré, pero el negocio que se repite es bastante grande. Hay muchos clientes habituales.

T & ampC: ¿Cuánto tiempo se tarda en finalizar un menú como este?

Boulud: No toman mucho tiempo y mdashit es una cuestión de asegurarnos de que capacitamos adecuadamente al equipo para discutir recetas, discutir el nivel de gusto y, en algún momento, queremos que el chef se involucre mucho con el menú. Tiene que asegurarse de que se sienta cómodo llevándolo. Es más fácil cocinar sin un menú porque entonces no te preocupes por obtener lo mismo todos los días, consistente y fresco. Simplemente cocine lo que viene y diviértase. Pero ese no es el formato del restaurante. Puede hacerlo si tiene 20 asientos. El menú, para mí, comienza con la oferta. Sabemos que la carne de res será un suministro constante, pero cuando se trata de pescado, cuando se trata de verduras, cuando se trata de guarnición. Y luego, es el sabor. Los platos queremos cosas que quizás sean muy francesas y que quizás no tengan una estacionalidad.

Es como ayer, hay una señora que va mucho al Bar Boulud y dice: "Daniel, no veo la ensalada friss & eacute con hígado de pollo y huevos" y yo le digo: "Sabes, tal vez hagamos un friss & eacute". para ti, porque sabes que es como, ese plato tal vez encaja mejor en Nueva York que aquí, el friss & eacute con los huevos, los lardons y el hígado de pollo, pero estoy seguro de que a la gente también le encantaría aquí, así que ya veremos.

T & ampC: ¿La cocina de tu restaurante cambia mucho cuando entras en él?

Boulud: Sí, porque pasamos tiempo desarrollando nuevos platos, trabajando en nuevas ideas. Este fin de semana tuvimos el festival de comida, así que también estábamos bastante ocupados.

T & ampC: Entonces, cuando estás en la cocina del restaurante, obviamente eres el chef a cargo, ¿verdad?

Boulud: Sí, pero yo también, quiero decir que hablo con ellos todas las semanas. Hablamos con nuestro chef constantemente. Tengo al chef corporativo que está vinculado con ellos. Tengo a la joven, Mary, que ha trabajado conmigo durante muchos años y es la directora culinaria, por lo que está conmigo para comunicarse con otros chefs sobre cambios en los menús. Le comunico lo que quiero que hagan o les doy ideas, y así estamos constantemente en comunicación. Así que no es como si los dejáramos volar y dejarlos solos [y decir] ¡Nos vemos en tres meses!

T & ampC: ¿Pero cuando vienes a hacer un nuevo menú en un lugar, entonces entras y realmente te concentras en él?

Boulud: Sí, trabajamos junto con el chef. Desarrollamos nuevas recetas con el chef. Pero ya sabes, hemos trabajado juntos tanto tiempo. Si el chef nunca trabaja conmigo, entonces es mucho más difícil. Tengo que partir de cero. Si el chef ha trabajado conmigo

T & ampC: Eso es difícil.

Boulud: Si el chef ha trabajado conmigo nos entendemos mucho mejor cuando hablamos de algo, él tiene una referencia de referencia conmigo. Entonces entiende lo que quiero decir.

T & ampC: ¿Te quedas con los abrigos de chef en todos los restaurantes?

Boulud: No, yo los llevo. ¡Soy el rey de Ziploc! Tengo una señora que hace todas las capas de chef para todos mis chefs en Nueva York. Ella los lavará y planchará porque no quiero tirarlos a la lavandería y si los arruinan. Y entonces, ella está a cargo de doblar cuadrados del tamaño del Ziploc y presionar el Ziploc muy plano. Envasarlos al vacío. Eso lo aprendí de mi esposa. Ella es la reina de Ziploc. Es tan fácil viajar cuando tienes todo compactado en un solo plástico. Nunca registro equipaje.

T & ampC: Mucho más espacio, ¿verdad?

Boulud: Tiene que caber en mi bolso y en mi equipaje de mano, pero no. No puedo dejar los abrigos por todas partes, pero no quiero que se pongan rancios.

T & ampC: Cuando no estás en el hotel, ¿cuáles son tus cosas favoritas para hacer en Palm Beach?

Boulud: Oh, me encanta ir a La Sirena. Es este restaurante italiano atemporal en la autopista Dixie. Son solo Marcello y dos de sus cocineros en la cocina. Es un buen amigo. Su esposa, Diane, trabaja en el frente con un par de camareros. Algunos de ellos son de la vieja escuela, y ya sabes, es un lugar favorito para muchos de los clientes habituales aquí. Les gusta ese lugar, no es nada lujoso de Palm Beach. Es un negocio familiar, así que me encanta. Siempre vamos a Buccan para las copas después porque normalmente salgo. En La Sirena, porque es italiano y yo soy francés, hacemos un concurso de tartar para ver cuál sabe mejor: el italiano o el francés. Cada vez que nos encontramos a medianoche en la cocina cortando la carne y tratando de hacer lo nuestro.

T & ampC: ¿Quién es el juez?

Boulud: ¡Yo y él! Así que siempre es una pequeña batalla. Y las mujeres, los invitados y los amigos, como los demás chefs, nos estamos juzgando unos a otros. Así que mantenemos la rivalidad.

T & ampC: ¿Alguna de las tiendas favoritas a las que vas aquí? ¿O otras cosas que hacer?

Boulud: Me hubiera encantado jugar golf esta vez pero no pude organizarme. Pero tal vez voy a intentar ir a jugar. Estoy en Florida y tienes que jugar al golf. Intento ir a la playa temprano en la mañana, al amanecer. Quiero decir que Palm Beach tiene que ver con el amanecer. Me gusta algo de la galería. Quiero decir, cuando abrí Daniel hace 23 años, estaba trabajando con una galería cerca de Daniel y compré un par de piezas. También tomé prestado de la galería. Y uno lo hizo Vicente Esteban, y Vicente Esteban era un español que en los años de Miró y en los años de todos los españoles en París durante los '40, '50, estuvo allí. Sabes que los parisinos eran bastante difíciles con los extranjeros, como siempre lo han sido, los franceses. Realmente se sentía como si no estuviera realmente incluido en la vida. Y entonces vino a América, y cuando lo conocí tenía 82 años. Hasta que él era muy viejo y pintaba muy bien y yo tenía un cuadro en casa por mucho tiempo y luego yo estaba en una galería aquí y miraba y veo Veo un cuadro pequeño y con solo reconocer los diferentes cuadrados en él y todo eso, le pregunté quién estaba haciendo esto y me dijo: "Vicente Esteban, yo tengo este". Entonces comencé a hablar con el galerista y él también es un galerista de Nueva York, así que tuve que comprarlo. Se parecía mucho al estilo de Rothko.

T & ampC: Entonces, ¿está en tu casa?

Boulud: Sí, está en mi casa junto al grande. El grande y el más pequeño viven juntos. También tengo una lata. Debe haber sido como una lata de guisantes de algo, que era como en los viejos tiempos cuando necesitabas una caja de bolígrafos o algo así, solo te quedabas con una lata. Entonces tiene una lata con todos los colores y papel, era hermosa. Solía ​​ir a ese artista y lo conocí, fui a su estudio en Nueva York y el estudio era solo un pequeño apartamento y mdashtiny, pero ahí es donde iba por la tarde a pintar y luego se iba a su otro apartamento. Entonces, un día estaba poniendo sus pinceles dentro y dijo: "Oh, llévate la lata a casa". Entonces tengo el cuadro grande, el pequeño, la lata, y está todo junto en su esquina.

T & ampC: Un cuadro.

Boulud: Si. El tipo falleció hace como 10 años. Ya estaba en los 90 cuando falleció, así que tuvo una buena vida. Un buen hombre. Así que me gusta divertirme mirando las galerías aquí. Hay cosas de mal gusto, pero también hay cosas buenas. Pero no tan hortera como Miami. Joyerías no me interesan demasiado. Me daría demasiados problemas. Mi esposa y mi hijo, mañana irán de compras a un lugar llamado Conejo Roberta Roller. Catherine, mi esposa, vivió allí por un tiempo. La conocí cuando trabajaba [como chef] en Caf & eacute Boulud.

T & ampC: ¿Aquí? ¿O en Nueva York?

Boulud: Aquí. Pero no estábamos saliendo cuando ella estuvo aquí. Empezamos a salir juntos en Nueva York. Así que conoce muy bien Palm Beach. Sabes que cuando vengo aquí nunca salgo. Quizás voy a Buccan a tomar una copa después del servicio con el equipo o tal vez vamos a comprar una pizza tarde. Solía ​​haber un lugar, un lugar italiano, Cucina. Pero también me encanta el clásico, el equipo y todo el mundo, todos vamos a Cucina. Porque sabes, es un restaurante asequible. El personal quiere salir, ¡pero no quiere pagar el precio que pagan los clientes en Palm Beach!

T & ampC: Cucina se convierte en discoteca por la noche.

Boulud: Sí, solíamos ir mucho. Pero de todos modos me gustan los clásicos: Jean Pierre, Caf & eacute L'Europe, De Renato, Azul de cobalto. ¿Y has visto la renovación que hicieron en los Breakers?

Boulud: Sí. Este año, no hay muchas novedades.

T & ampC: Tú estableces el estándar.

Boulud: ¡Estoy relanzando el estándar! Hace 15 años, éramos el chico nuevo en el bloque aquí. Había un par de restaurantes con los que competíamos. Pero creo que en Palm Beach definitivamente hay una renovación de generación, y realmente lo creo. Quiero decir, vemos restaurantes que quizás no hubieran sido tan populares hace 15 años, como Buccan y todo eso, pero ahora realmente tienen un propósito porque hay un grupo demográfico joven que quiere más informal. Con el hotel tenemos que hacer más casual. Es una especie de buen compromiso para mí.


Nuestra historia

Llamado así por el café que la familia Daniel Boulud operaba en las afueras de Lyon a principios de siglo, el primer Café Boulud moderno abrió en la ubicación original del Upper East Side de su restaurante homónimo DANIEL en 1998, en la ciudad de Nueva York.

En 2015, Daniel Boulud reabrió Café Boulud en Toronto con un diseño renovado de mediados de siglo y un nuevo menú. El comedor fue imaginado por el diseñador con sede en Londres Martin Brudnizki para tener un ambiente de inspiración vintage resaltado por un cómodo salón y banquetas envolventes, una barra de comedor y una sala semiprivada con capacidad para ocho personas.


Daniel Boulud: Sobre la buena mesa y por qué se fue de Washington

De la forma en que Daniel Boulud lo explica, estaba a un choque de personalidades de convertirse en un elemento fijo en la escena gastronómica de DC. Antes de dejar Washington a principios de la década de 1980, ganar cuatro estrellas en Le Cirque y lanzar su propio imperio de restaurantes en Nueva York, a Boulud le ofrecieron un trabajo en el próximo restaurante Four Ways en las calles 20 y R en Dupont Circle.

Recién llegado de su paso por el conde Roland de Kergorlay en la Comisión Europea, donde el chef creó la "mesa más solicitada en Embassy Row" (según una historia del Post de 1982), Boulud se encontraba entre una segunda ola de chefs franceses que estaba Se espera que rehaga la escena culinaria de Washington. En cambio, un enfrentamiento con el gerente general de Four Ways envió a Boulud a empacar a Manhattan, dejando atrás a amigos y colegas, como Francis Layrle, entonces chef de la embajada francesa.

“En el momento en que conocí al gerente general”, dijo Boulud durante una entrevista la semana pasada, “lo odié. Y no creo que él tampoco se preocupara por mí. . Quería ser sous chef allí, y apenas me saludó en la primera reunión. Me trató como, '¿Quién es este tipo?' Yo dije, 'Está bien, muchas gracias. Eso es todo. No me quedaré contigo aquí ".

Fue entonces cuando Boulud pidió ayuda a su mentor, Jean-Louis Palladin. Palladin ya era una leyenda entre sus compañeros y el público gastronómico. Como chef con estrella Michelin en Condom, Francia, y creador del restaurante de destino de Washington, Jean-Louis en el Waterate, Palladin estaba conectado a una red de chefs y gerentes generales en todo el país. Palladin ayudó a colocar a Boulud como segundo chef ejecutivo en el Polo Lounge del Westbury Hotel de Nueva York.

“Le dije a Jean-Louis. . . 'No me importaba [ser] un sous chef en algún lugar, pero tenía que ser el lugar correcto' ”, dijo Boulud. "No vi ninguna oportunidad en Washington".

La anécdota fue sin duda la bomba más conmovedora que Boulud lanzó durante la entrevista de 90 minutos en The Washington Post. ¿Pudo el chef haber tenido tanto éxito en Washington como en Nueva York, donde opera ocho restaurantes, incluido el Daniel de tres estrellas (sin mencionar los puestos de comida en ciudades como Miami, Las Vegas, Toronto, Londres y Singapur)? Quién sabe, pero Boulud dijo que su intención era permanecer en Washington después de que terminara su actuación en Embassy Row. Al parecer, le gustó estar aquí durante los días de Palladin, Yannick Cam, Gerard Cabrol y otros talentosos chefs franceses de la ciudad.

A continuación se muestran extractos editados de la entrevista con Boulud.

Sobre las cenas en D.C. durante el día de Boulud:

“Recuerdo que cuando estuve aquí en DC, había muchos restaurantes franceses. Creo que D.C. siempre ha sido muy, muy vibrante por la comida. Como Boston en cierto modo. Boston y D.C. fueron realmente las dos ciudades más activas con sus chefs locales y su escena gastronómica local. Obviamente, en D.C., ha habido un enfoque un poco más corporativo para la cena durante mucho tiempo, y ahora es como volverse un poco más personalizado de alguna manera ".

Sobre por qué le tomó tanto tiempo abrir un restaurante en Washington:

“Tuve en muchas ocasiones a lo largo de los años la oportunidad de abrir algo aquí, y nunca me sentí bien al respecto. Luego vino CityCenter, y porque tenemos un restaurante en Nueva York con [AvalonBay Communities, brevemente un socio en el desarrollo del centro de DC]. AvalonBay es el desarrollador inmobiliario y nuestro restaurante en Nueva York, DBGB, está en Avalon. Así es como nos juntamos, porque nos preguntaron: 'Sabes, estamos haciendo este desarrollo en D.C. ¿Vendrías con nosotros allí?' "

Sobre por qué decidió abrir el DBGB informal en Washington en lugar de un restaurante de alta cocina:

“Creo que en el barrio que tenemos allí, parecía un poco más joven. Queremos que sea asequible y, al mismo tiempo, un restaurante dirigido por chefs. Tan pronto como subes a la buena mesa, sentí que habría sido una propuesta más cara para los comensales ".

“Sin embargo, eso no significa que con una cena informal puedas salirte con la tuya con todo. Nos preocupamos por el servicio. Nos preocupamos por hacer bien las cosas simples, desde la temperatura del vino que sirves hasta el detalle en el comedor. Incluso de forma causal, lo estamos haciendo bien ".

Sobre su visión de un restaurante de alta cocina:

“Quiero asegurarme de que el restaurante de alta cocina tenga una clientela tanto local como turistas y amantes de la comida. A veces, veo cierto tipo de buena comida, no hay nadie local [comiendo allí]. Son todos turistas. Está bien, pero para mí, no es así como percibo la buena mesa. Creo que la buena mesa debe ser parte de la comunidad donde está, más que solo para las personas que van a hacer una ocasión especial ”.

Sobre dónde encontrará empleados en Washington, que tiene la reputación de tener un grupo limitado de trabajadores de restaurantes.:

"Tenemos muchos niños y personal, jóvenes chefs y camareros, que son de Virginia, Maryland, DC e incluso hasta Filadelfia y no les importaría dejar Nueva York para venir a DC. Así que es una cuestión de reubicar nuestros contactos y vea quién también está aquí de las personas que trabajaron anteriormente con nosotros ".

Sobre qué tan involucrado estará con la ubicación de DBGB en DC:

“Es fácil venir aquí, mucho al principio, y luego tenemos al chef corporativo que entra, el chef pastelero corporativo, el director de operaciones. También tenemos a Ed Scarpone [chef del DBGB en Washington], quien tiene acceso a recetas e información mía, del equipo. Puede ver todo lo que sucede en cada restaurante. Tenemos una nube. Para que pueda ver el desarrollo de cada menú en todas partes, nuevas recetas, tan pronto como tengamos algo. Tenemos una señora que está a cargo de comunicarse con todos los chefs y conmigo, por lo que todos tenemos una cuerda atada el uno al otro ".

Sobre el aumento de los alquileres y la gentrificación de los vecindarios en Nueva York, que han obligado a los restaurantes a anunciar sus cierres, incluidos WD-50 y Union Square Cafe:

“Daniel, somos dueños de eso. Ese es el lugar en el que no tenemos que preocuparnos por el propietario. Los demás, en promedio, tenemos contratos de arrendamiento de 12 a 15 años y tenemos algunas opciones para renovar. Si es menos que eso, es muy difícil. Si tiene 10 años, podría tomar de cinco a seis años recuperar [la inversión] ".

Sobre su tiempo cocinando para el conde Roland de Kergorlay en la Comisión Europea:

“Tenía 25 años cuando llegué a D.C. Éramos solo yo y dos personas que trabajaban y me ayudaban en la cocina. Solo cocinaba para tres personas la mayor parte del tiempo. Algunos almuerzos y cenas. La esposa del embajador estaba muy emocionada de asegurarse de que fuéramos la mejor mesa en D.C. Para que la gente de The Post viniera a almorzar ".

"Fue grandioso. Ningún chef de una embajada ha tenido una difusión en el periódico. En ese momento, también estaba el Washington Star. Tuve una gran difusión en el Washington Star ".

Sobre su introducción a Jean-Louis en el Watergate:

“Conocí a Jean-Louis desde el momento en que llegué aquí. Llegué tal vez a las 3 de la tarde, a las 4 en punto, y a las 5:30, estaba en la cocina de Jean-Louis. Jean-Louis estaba en Francia, todavía de vacaciones, porque era finales de agosto. Así que pasé un par de horas con [su equipo de cocina]. Un año antes de que Jean-Louis llegara aquí, fui a comer a su restaurante en Condom con Michel Guérard y todo el equipo [Boulud trabajaba en ese momento para Guérard]. Estábamos haciendo la cena de fin de año junto con todo el personal, y lo hicimos mientras Jean-Louis estaba negociando su trato en Washington, así que él no estaba allí. Entonces supe que la primera persona que tenía que encontrar era Jean-Louis y la segunda era Francis [Layrle en la Embajada de Francia] ”.


Miami Cooks: Destacando la Ciudad Mágica y los Chefs Talentosos # 8217

Sara Liss ha estado cubriendo la escena gastronómica de Miami durante más de quince años, habiendo trabajado como escritora senior de alimentos en Miami.com durante diez años y editora de UrbanDaddy Miami durante cinco años. Ha construido una carrera destacando los mejores talentos culinarios y descubriendo sabores de todo el mundo. En su primer libro de cocina, Miami Cooks, publicado este otoño en Figure 1 Books, destaca a los chefs y recetas de 35 de los restaurantes favoritos de Miami.

¿Cómo surgió este libro?

La editorial Figure 1 Books se acercó a mí porque estaban buscando expandir su serie de libros & # 8220Cooks & # 8221 de la ciudad a los EE. UU. Y aproveché la oportunidad de presentar la increíble escena culinaria de Miami. Este es el primer libro que destaca a los talentosos chefs de nuestra ciudad y creo que hace mucho tiempo que debimos: somos una ciudad de restaurantes seria y estos lugares merecen todo el amor.

¿Cuál es la receta que probó de inmediato?

El estofado de zanahoria persa y cereza agria de Fooq & # 8217s fue uno de los primeros en salir de mi cocina de prueba y se convirtió en un plato habitual en nuestra casa, principalmente porque es tan sabroso y sencillo de ejecutar y lo convierte en un delicioso plato principal cuando se combina con arroz basmati.

Cualquiera que haya estado en cualquiera de los restaurantes del libro como Ember o Beaker and Grey, por ejemplo, probablemente asuma que esas creaciones están fuera del alcance de un cocinero casero. ¿Cómo trataste de hacer que el libro de cocina fuera divertido, accesible y no intimidante?

Todo el proceso de intentar crear en casa lo que ves en esas increíbles tomas de comida puede ser bastante abrumador. Pero hicimos nuestra misión cambiar eso y hacer que todo el proceso creativo fuera accesible y factible para el chef casero. Claro, la receta de Brad Kilgore para el pan de maíz con ragú de costilla corta tiene siete componentes diferentes, pero puede omitir la mantequilla de médula ósea y concentrarse en el ragú de costilla corta y el pan de maíz. O si se siente ambicioso, la experiencia completa está diseñada para usted. El libro de cocina le permite elegir qué tan elegante o simple desea llevar su experiencia de cocina casera.

¿Cuál crees que es el factor de intimidación más grande que impide que más personas intenten cocinar platos del calibre de un restaurante en casa?

Creo que la mayoría de la gente no está acostumbrada a cocinar como lo hace un chef profesional o un cocinero en la cocina de su casa, ya sea porque no tienen equipos sofisticados o un equipo de sous chefs y lavaplatos en espera. Pero lo que creo que hace tan bien este libro es que desmitifica la idea con recetas para el cocinero casero que se desglosan en componentes simples para que puedas hacer algunas cosas con anticipación o refrigerar las salsas y aderezos para que puedas cocinar a tu antojo.

Your collection includes recipes from cooks who are native Miamians and transplants, male and female, celebrities and relative unknowns. How does that speak to the unique nature of Miami’s food scene in general and these restaurants in particular?

Miami’s food scene is so hard to categorize because it’s so diverse and eclectic. Technically we’re in the South, yet our cooking can’t be considered Southern. We’ve got so many ethnic traditions working in conjunction with each other that it’s probably one of the most exciting food cities in the country right now. I love that this book has well-known chefs like Daniel Boulud (of Boulud Sud) cooking North African dishes and Miami-born Eileen Andrade (of Finka Table and Tap) showing us how to make a Korean noodle dish and Jimmy Lebron (of 27) looking to his Haitian restaurant workers to guide him on his pork griot dish. Each of the chefs and cooks highlighted in the book learned and perfected their individual recipes and what they ended up with was something really extraordinary.

Sara Liss

What else excites you about Miami Cooks?

Beyond the impressive recipes, I think what I’m most excited about with this book is the spectacular photography by our local superstar Michael Pisarri. The food shots and chef portraits are seriously next-level, and those, combined with the elegant hard-cover design, will make this a handsome addition to anyone’s kitchen bookshelf or coffee table.

So where can we get Miami Cooks?

Each restaurant benefits from the sale of the books when you buy from the restaurant directly (for a full list see here). You can also support local by purchasing at Books and Books—both online and in-store. And of course, it is available on Amazon.


Chefs’ Picks: Miami Burgers

We’re making our way across the country, finding chefs’ favorite burgers in a variety of cities. We’ve talked to chefs about their picks in New York City and Chicago. Now we’re hitting Miami, just in time for the 15th annual South Beach Wine & Food Festival.

“This is easy,” says John Iatrellis of Lure Fishbar, citing cozy Miami Beach neighborhood joint Sweet Liberty. “Buns of Liberty will hit the spot with crunchy onions, lettuce, tomato, American cheese, housemade pickles, special sauce on a delicious brioche roll … on point! Since this is about burgers, I won’t go on about their amazing craft cocktails and fun and inviting atmosphere.”

The Original db Burger is an epically indulgent affair, mixing sirloin with braised short ribs, foie gras and black truffle on a Parmesan bun, with a side of pommes frites. So when Meat Market’s master of meat, Executive Chef-Owner Sean Brasel, wants to indulge, he knows exactly where to turn. Brasel, a fan of lean proteins who cooks himself Southwest-inspired bison burgers, likes the flavor that the foie gras adds to Daniel Boulud’s beefy mixtures. “When I get the chance to get away from the restaurants and splurge a little, I go to DB Bistro in downtown Miami for that foie gras burger.”

Burger and Beer Joint has legions of beef-loving fans. Award-winning chef Makoto Okuwa of Makoto is one. His favorite is topped with hearty chili, cheddar, pickled jalapenos and a habanero sauce that he swears “is to die for.” Elaborating, he says, “The flavors are well balanced, and the richness and umami of the patty are great. I usually go for that with a side of the duck fat fries.”

Nedal Ahmad, chef-owner of Pincho Factory, is constantly racking up awards for his creations, but when he doesn’t want to make himself a burger, he heads to The Local for an off-the-menu take. “Phil [Bryant]'s burger changes frequently and is consistently good,” says Ahmad. “But in-the-know guests can always order whichever burger graces the menu secret style, which adds a fried egg and switches out the regular bun for The Local’s Mc'Disco’s — two disks of melty housemade pimento cheese, hot-pressed between a potato roll.”

Matt and Priscilla Kuscher, owners of LoKal, Kush and The Spillover, make a lot of burgers for their restaurants. When they’re not at one of the three and they’re craving ground meat, they make a Puerto Rico-meets-Maryland mash-up marinade with Old Bay, yellow mustard, local lager, orange, garlic, onions and Sazón mixed with grass-fed ground beef. After letting it sit for a few hours, they cook the patties and serve them on potato buns with mayo-ketchup, potato sticks and provolone cheese.


JW Marriott Marquis Miami

A vibrant celebration of the sun and the sea. Chef Daniel Boulud’s Mediterranean concept, Boulud Sud, is located on the lobby level.

Open for breakfast, lunch and dinner Dress code: Smart Casual Phone: +1 305-421-8800

Met Café & Bar - Temporarily Closed

Diverse cuisine from around the world including traditional American favorites. Plasma TV&aposs display popular sporting events

Open for breakfast, lunch and dinner Dress code: Casual Phone: +1 305-421-8600

Concierge Lounge - 36th floor - Temporarily Closed

Available to guests staying on concierge levels and platinum and above Marriott Rewards members. Open for afternoon refreshments. Breakfast for concierge guests available in 345 on 2nd floor.

Dress code: Casual Phone: +1 305-421-8600

Fitness & Recreation

Ocupaciones

Jogging/fitness trail (0.1 miles)

Mountain biking, trail (17 miles)

Aptitud física

Natación

Local Attractions

4400 Rickenbacker Causeway

1101 Biscayne Blvd Maurice A. Ferré Park

Airport Information

Miami International Airport (MIA)

Airport Phone: +1 305-876-7000

Hotel direction: 8 miles SE

This hotel does not provide shuttle service.

  • Alternate transportation: Taxi service fee: 25 USD (one way) on request
  • Estimated taxi fare: 25 USD (one way)
Driving directions

Take 836 East. After passing through the toll booth, stay to the right and take the Interstate 95 South exit toward downtown Miami. Move to the left lane on Interstate 95 and take exit 2C/Downtown. Stay in right lane on the exit and turn right at the traffic light. Make an immediate left and the hotel will be on the left. // Private limousine service is available from the airport to the hotel. Contact hotel concierge for details and price.

Fort Lauderdale-Hollywood International Airport (FLL)

Airport Phone: +1 954-359-6100

Hotel direction: 26 miles S

This hotel does not provide shuttle service.

  • Alternate transportation: Taxi service fee: 70 USD (one way) on request
  • Estimated taxi fare: 70 USD (one way)
Driving directions

Take Interstate 595 West to Interstate 95 South. Move to the left lane on Interstate 95 and take exit 2C/Downtown. Stay in right lane on the exit and turn right at the traffic light. Make an immediate left and the hotel will be on the left.// Private limousine service is available from the airport to the hotel. Contact hotel concierge for details and price.


Historias relacionadas

Best Miami Bites of 2018 (So Far)

Miami's New Wave of Ice Cream Offers Exotic Flavors

Secret Sushi Restaurant Hiden Opens Inside Wynwood's Taco Stand

Many establishments &mdash among them Planta in South Beach, Boulud Sud in downtown Miami, and Hiden in Wynwood &mdash have shown an ability to adapt to a new, younger, and more energetic clientele, one that strays from tablecloths and gravitates toward approachable and experience-based dining.

Aquí están Nuevos tiempos' ten picks for this year's best restaurant openings &mdash so far.

Planta. Off South Pointe Drive in South Beach, Planta offers delicious food and a chance to rub shoulders with stars. Brought to Miami from Toronto by nightlife veteran David Grutman, the place is entirely vegan, preparing innovative renditions of meaty cheeseburgers, fresh fish, and fried tater tots without a trace of animal product. For instance, ceviche ($15.25) is made with raw coconut meat that re-creates the texture of seafood. Then there's the meat lover's pizza ($19.25), topped with mozzarella made from cashews, bacon from mushrooms, and sausage composed of farro &mdash a dried wheat product. Planta's burger ($19.95) includes a veggie patty made of black beans, mashed lentils, and beetroot, with a gooey cheese prepared from carrot and potato. 850 Commerce St., Miami Beach 305-397-8513 plantarestaurants.com.

Malibu Farm. Inside the Nobu Eden Roc Hotel, this California-cool restaurant is reminiscent of the Pacific Coast town for which it's named &mdash call it upscale beach-shack style. The menu offers cauliflower-crust pizza, chicken-ricotta burgers, and cucumber-infused vodka cocktails &mdash not exactly what you'd expect at a swank, Nobu-owned hotel at one of Miami Beach's most historic properties. Created by Los Angeles-based private-chef-turned-restaurateur Helene Henderson, Malibu Farm celebrates locally sourced items and ingredient-rich plates. Right now, Henderson receives bread from Wynwood's Zak the Baker, meat from Larry Kline in Deerfield Beach, and fruits and vegetables from Produce Kingdom in downtown Miami. Must-order items include a chicken and ricotta burger, hugged by a brioche bun and topped with bacon, tomato, red onion, and a spicy aioli ($17), and a grilled chocolate cake, which calls for throwing a cooled slice on a sizzling grill ($12). 4525 Collins Ave., Miami Beach 305-674-5579 malibufarmmiamibeach.com.

Dasher & Crank. Inside a light-pink shop in Wynwood, an Electro Freeze machine rumbles, and a yellowish cream made with vanilla bean, passionfruit, and ají amarillo erupts from the spout. Nearby, stored in a cooler set to 5 degrees Fahrenheit, are other creative ice-cream flavors, such as raspberry-wasabi, salted caramel and black licorice, and mint made black with activated charcoal. Here, the simple milk, sugar, and egg recipe is dressed up with bacon, candied hemp seeds, and miso honey. At any given time, the sleek store, located on Wynwood's main drag, offers 18 unique flavors ($5 and up), including Salty Beach, a creamy blend made with coconut, sea salt, and graham cracker crumbs. Then there's Fat Elvis, with peanut butter, banana, and Miami Smokers bacon, and Mary Jane Brownie, a mix of brownie chunks, molasses, peanut butter, and candied hemp seeds. 2211 NW Second Ave., Miami dasherandcrank.com.

Boulud Sud. The latest Miami venture for Daniel Boulud, the James Beard Award-winning French chef and restaurateur, Boulud Sud takes the place of DB Bistro Moderne, his former restaurant in the same space. Here, he serves a modern interpretation of his cuisine in a reenergized and decidedly more glamorous atmosphere. It's his way of adapting to a more casual dining culture without compromising quality. Begin a meal with a mezze platter filled with two lightly fried herb falafel and a handful of crisp crackers ready to plunge into a spicy Moroccan hummus and an eggplant baba ghanouj ($15). Then opt for the chicken tagine, showered in a blend of North African spices, from coriander to cardamom ($28), followed by a warm basket of madeleines for dessert ($8). JW Marriott Marquis, 255 Biscayne Blvd. Way, Miami 305-421-8800 bouludsud.com/miami.

222 Taco. Anna Robbins opened the eatery North Bay Village needed. This pink-and-teal joint offers tacos in the categories "Land," "Sea," and "Jardin" ($3 to $4 each). Though meat abounds here, veggie offerings are guilt-free standouts that offer all the acid, smoke, and spice of pork or beef. The cauliflower al pastor is particularly pleasing with sweet and sour flavors. The restaurant also serves breakfast all day with a Mexican twist, so you can have a plate of chilaquiles ($11) any time of the day or night. Wash it all down with some of Robbins' curated rare tequilas and mezcals to keep the fiesta going until well past midnight.1624 79th St. Cswy.,North Bay Village 833-222-8226 222ta.co.

La Centrale. Eating here is a whole lot cheaper than booking a flight to Italy. Though this tri-level food hall is located in the heart of Brickell, it has the soul of Rome. On the first floor, experience a Neapolitan pizza, its molten cheese still bubbling from the oven ($15 to $22). One level up, try an Aperol spritz at theapéritif bar. Then head to Pesce, where you can channel an evening in Amalfi over a plate of chittara with sea urchin and lemon ($22). Venture to the third-floor "wine cellar" for a wide selection of Italian vintages by the glass and an even a great variety of bottles to take home.Brickell City Centre, 601 S. Miami Ave.,Miami 305-720-2401 lacentralemiami.com.

Night Owl Cookie Co. In 2017, Night Owl churned out more than 750,000 cookies, averaging about 2,000 per day and ringing up more than $1.5 million in sales. Then, this past June, owner Andrew Gonzalez expanded into a larger, 2,000-square-foot space on SW Eighth Street, potentially breaking the record for the largest cookie shop in the nation. (Guinness World Records will send Gonzalez a certificate in the next few months, he says.) In Night Owl, Gonzalez has built a multimillion-dollar business by selling $2 doughnut-size cookies in dozens of flavors. Most nights, lines of eager customers hungry for Ave Marias &mdash made with guava dough, white chocolate chips, and cream cheese frosting &mdash swirl around his Calle Ocho storefront. Other popular cookie orders are s'mores, Cinnamon Toast Crunch, and the Dirty Diana, in which chocolate dough is stuffed with Nutella. In 2019, denizens of central Dade should be able to skip the drive out west &mdash Gonzalez plans to open a Night Owl location in Wynwood. 10534 SW Eighth St., Miami nightowlcookieco.com.

Hiden. Toward the rear of Wynwood's the Taco Stand, a popular Mexican minichain from California, a mysterious omakase restaurant is disguised in plain sight. Here, a $150 reservation brings 16 courses of fish flown overnight from Japan. The two-hour experience centers on executive chef Tadashi Shiraishi, who stands behind an intimate, eight-seat bar, ready to perform an intricate culinary dance in which he and his assistant chef prepare, cook, and serve 128 plates per seating. The menu is decided each day but typically includes two cold appetizers, such as a sashimi selection or tuna tasting a warm soup eight to ten sushi items a hot entrée such as Wagyu steak and a light dessert. Reservations can be made only through Tock, an upscale version of OpenTable. A few hours before arrival, diners receive entry codes, directions, and instructions. 313 NE 25th St., Miami hidenmiami.com.

St. Roch Market. With 10,000 square feet of food choices, St. Roch is an omnivore's dream come true. The Miami namesake of a famed New Orleans food hall, St. Roch is best experienced with a group of gluttonous friends &mdash each bringing a different item to the communal table. Start at Elysian for a half-dozen grilled oysters ($18), oozing with buttery goodness. Next up is a literal tower of hummus at Jaffa a sharable portion is served with tehina, pickles, Israeli salad, and pita for only $10. Follow with 25-hour-brined fried chicken served on a cheddar-chive waffle at Coop ($18) before getting a chocolate chip cookie so creamy you'll wonder how on Earth it could be vegan. Wash it all down with the bestSazerac you'll find outside NOLA at the bar the Mayhaw. 140 NE 39th St.,Miami 786-542-8977 miami.strochmarket.com.

Azabu Miami Beach. Just up the block from Nikki Beach, Azabu is based on a sister concept in New York City's Tribeca neighborhood that earned a Michelin star for serving traditional and somewhat affordable omakase in an underground speakeasy. Miami Beach's Azabu defies the usual limitations on classic Japanese cuisine by offering large portions of Tokyo comfort food at reasonable prices with exceptional service. A visit must include orders of the tori kara-age, Japanese-style boneless fried chicken ($14) the yakitoro momo, in which grilled chicken thighs are placed on a skewer and doused in a sweet soy ($12) and spicy tuna and beef tataki rolls. Or try a platter of sashimi and nigiri tuna, salmon, toro, and amberjack ($6 and up). 161 Ocean Dr., Miami Beach 786-276-0520 azabuglobal.com.

Mantenga Miami New Times gratis. Desde que empezamos Miami New Times, se ha definido como la voz libre e independiente de Miami, y nos gustaría que siguiera siendo así. Ofreciendo a nuestros lectores acceso gratuito a una cobertura incisiva de noticias, comida y cultura locales. Produciendo historias sobre todo, desde escándalos políticos hasta las nuevas bandas más populares, con reportajes valientes, redacción elegante y personal que ha ganado de todo, desde el premio a la redacción de largometrajes Sigma Delta Chi de la Sociedad de Periodistas Profesionales hasta la Medalla Casey al Periodismo Meritorio. Pero con la existencia del periodismo local bajo asedio y los reveses en los ingresos publicitarios teniendo un mayor impacto, ahora más que nunca es importante para nosotros reunir apoyo para financiar nuestro periodismo local. Puede ayudar participando en nuestro programa de membresía "Yo apoyo", lo que nos permite seguir cubriendo Miami sin barreras de pago.


How to Eat Like a New Yorker in Miami

New Yorkers love coming to Miami, though one thing they love to do while visiting is brag about the wonders of New York’s dining scene. From pizza and bagels to sushi and craft cocktails, it seems that nothing in Miami can match the caliber of the food offered up North.

Luckily, things have started to change in the Magic City. In the last few years, we’ve not only developed a vibrant and diverse culinary scene of our own, but also seen a slew of New York eateries branch out all over town, allowing us to partake in NYC-worthy feasts without having to hop on a plane.

Today, sushi enthusiasts in South Beach can choose from newish spots like TriBeCa’s Azabu and NYC chain Blue Ribbon Sushi, or even go for long-standing Manhattan icons like Nobu and Lure Fishbar.

Looking for a classic NY-style pizza by the slice? Pizza Tropical serves up killer options from the folks behind Brooklyn’s Best Pizza. Got a hankering for a Neapolitan pie? Lucali has you covered. Prefer non-traditional toppings? Hit Artichoke Pizza or Paulie Gee’s.

Italian food fans can find excellent house-made pastas in stylish environs at upscale NY exports like Scarpetta and Il Mulino or seek a more casual experience at the recently opened chain Serafina.

The list goes on and the trend shows no sign of stopping, which begs the question—why are so many NYC restaurateurs expanding to the Magic City?

Certainly, Miami’s appeal as an international destination and tourism hub has played a big role in the equation. As a result, it shouldn’t come as a surprise that the majority of these Big Apple eateries have chosen touristy South Beach as their locale.

The seasonal influx of New Yorkers escaping the cold winter months was also a factor for some. “Many of our clientele from NYC either live in Miami part-time or tend to travel down here and vice versa,” says Eric Bromberg, owner of Blue Ribbon restaurants. “Throughout the years, we've heard from those customers that they'd love to see a Blue Ribbon down in Miami,” he adds.

Because locals are key for sustainability, several restaurateurs have set their eyes on our city’s residential neighborhoods. Such is the case with Jason Weisberg, who preferred to bet on the up-and-coming Upper East Side for his pizzeria Paulie Gee’s. “For us, it was more important to be a neighborhood spot before anything else. Our plan was to cater to a local clientele and complement it with out-towners who see Paulie Gee’s as a food destination.”

Chef and owner Daniel Boulud decided on Downtown for his new Mediterranean concept named Boulud Sud . Similar to his Lincoln Center location, the restaurant caters to a business lunch crowd and nighttime diners looking to enjoy a meal before catching a show in the nearby performance arts centers.

To our delight, many of these NYC transplants are bringing their signature dishes with them. From Upland’s gargantuan roasted short rib and Blue Ribbon’s oxtail fried rice, to Scarpetta’s famous spaghetti with tomato sauce and Azabu’s shredded chicken salad, there are many ways to get a taste of the Big Apple in the 305.

In the case of Prohibition-style bar and restaurant Employees Only, the venue originally debuted as a close replica of the West Village sister property. “Our design is very old school New York. People here love it because we are very different from anything else that’s on South Beach,” said co-founder Billy Gilroy. DJ. booths and an enclosed patio for imbibing al fresco have also been added to the venue to better cater to clients in South Beach.

Naturally, many chefs are also making adaptations for the local market, coming up with some lighter, warm-weather friendly options or adding Latin-inspired twists to the mix. “Our Miami menu is a bit lighter due to its tropical setting,” said Upland Chef Justin Smillie. “We have some raw items on the menu at Upland in New York, but in Miami there's a dedicated raw section with dishes like the Drunken Snapper with tequila, cilantro, and key lime.”

Photo by Guzman Barquin.

In the end, it looks that they don’t refer to Miami as New York’s sixth borough for nothing. Besides the high number of part-time and permanent residents originating from the Big Apple, we now boast a long list of its restaurants as well. And the best part is that we are blessed with warm weather and great beaches to boot, which is certainly something to brag about!